Blogia
pide un deseo

la vida es una caja de sorpresas II, continuación y final

Y nos dieron las diez, Joaquín Sabina. 

Ella estaba algo nerviosa, no sabía si quería o no intentar algo con él, pero por si acaso se preparó bien antes de salir de casa. Fue gracioso porque arreglándose había caído en la ironía de prepararse cuando la única vez que estuvo con él había ido sin depilar y para nada arreglada, y todo salió perfecto, seguro que ahora que se arreglaba e iba esperando algo... (mejor no lo pienses, ¡no me seas gafe!) 

Apareció con su amiga por el lugar algo después de la hora indicada, justo a tiempo para cruzarse con él antes de que empezase y él la saludase sorprendido de verla y con una sonrisa enorme. A ella se le fueron todos los miedos. 

Hasta que, en un momento en el que a él le habían sustituido en el escenario, a ella le pareció que una de las chicas que estaba allí era su novia, no podía ser, ¿para qué la había invitado a ella entonces? Además, tenía pinta de ser la novia de antes, aquella vivía en aquella ciudad lejana en la que se cruzaron aquella vez… (no puede ser, no puede ser, no puede ser... mierda)

Ahí sí que aumentaron los nervios, qué coño hacía ella ahí, para qué había ido, encima sin saber si quería liarse con él para descubrirlo en el momento en el que es consciente de que ahí está su novia, sentada en primera fila. 

Ni siquiera tiene derecho a marcharse despechada, no tiene derecho a quejarse, las amantes tienen pocos derechos y el del pataleo no se cuenta entre ellos. Sólo podía poner buena cara y desaparecer, pero ella no es de las que se va, y menos sin llevar la cabeza muy alta. 

No pudo evitar repasar mentalmente la situación, ella ahí, enfrente del tío que tanto le pone, y, en medio, su novia, probablemente la misma con la que estaba el día en que follaron. Y si ella está aquí, ¿no será que todo va mucho más en serio de lo que parecía en ese momento? Ella se encendió el primer cigarro de la noche, que no el último. 

Es curioso, porque ella no se sentía para nada culpable de liarse con él, no le parece que le esté quitando nada que sea propiedad de la novia, ¿una persona puede ser propiedad de alguien? Pero… ¿y si es la definitiva? Ella no es la primera vez que se lía con un tío ya pillado, pero puede que sí que sea la primera en que ella es la única otra. 

En medio de todo este jaleo mental empiezan a tocar una canción, que han compuesto en este tiempo, que se llama como ella, empezó la noche imaginando ironías y resulta  que quiere gastare el destino una broma macabra, (mierda, Petite Étoile Filante, ¿cómo no te bautizaron de otra manera? Me temo que esta noche va a resultar ser dura) 

Después del concierto se quedó allí con su amiga, puede que por prolongar su sufrimiento, o por intentar descubrir qué era lo que ella esperaba de eso, lo único que consiguió fue que le presentasen a la novia y no poder contenerse para mirarle a él entre sorprendida y destrozada, (no me puedes estar haciendo esto) 

Para rematar la noche, su amiga, enterada de toda esta historia, le pregunta: ¿tía, no habremos estado nosotras alguna vez en el lugar de la novia? ¿en el mismo bar que la amante, a la que ha invitado nuestra propia pareja? (Dí que sí, pregúntame eso, que era lo único que me faltaba por pensar)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

estrella fugaz -

Cora: ya, pues sí, yo es algo que paso de hacer, prefiero poner la mano en el fuego por mis parejas y quemarme, que quemarme poniéndola por que me engañan, vivo mucho más feliz.
Rake: ufff, yo no contaría nada, tampoco le quiero meter a él en algún jaleo, vale que no ha sido muy delicado al meternos a las dos en la misma habitación, pero yo volvería a repetir lo que hice con él sin el menor asomo de culpabilidad, nadie me obligo a nada, eso sí, preferiría que se hubiese ahorrado el contarme si tenía novia, que él se quedaría más desahogado, pero a mí me mete en un jaleo que ni me va ni me viene.
lollipop: ¿quién es cruel? ¿él? Ciertamente no se lo montón muy bien, pero ¿crees que lo hizo adrede, de manera cruel? Yo no estoy segura. Y mi amiga ni de coña, fue lo que se le ocurrió en ese momento, simplemente no era el mejor, pero tampoco es tan grave.
Alba: ya, sí que es chungo, yo eso sí que no podría, siendo amiga estamos pasando a palabras mayores.
Pikifiore: sí, delicadeza poca, quiero pensar que en realidad ella estaba aquí de paso y coincidimos, pero la verdad es que no me lo creo ni yo, para mí que están ahora viviendo juntos...
Su: no te preocupes, temporadas así las tenemos todos, comenta cuando puedas, un beso.

Su -

Uppss!! qué situación más incómoda ¿no?.

Entraba sólo a decirte que te leo, pero que anduve muy pillada de tiempo estos días. Ya te cometnaré cada post como se merece :-)

Un beso

Pikifiore -

Qué situación más desagradable, joee.Y porqué te invitó?qué poca delicadeza...Es que es horrible tener delante de tus narices a la oficial y no poder gritar de frustración.
Un besito

Alba -

Joder... que chungo... yo era la novia, y la amante una amiga mia, pobrecita de mi, la única imbecil que no lo sabia... y es que a veces, el Destino, la vida o comosellame, es una mierda..

Un bechito

lollipop -

joder... la gente a veces puede llegar a ser muy cruel.

un beso

Rake -

Por cierto, el anonimo soy yo, k se me ha olvidao poner el nombre!
Muacks

Anónimo -

Pobrecilla!! Esas cosas no se hacen!! Yo le hubiera contado todo a la novia a ver como salia él del paso!!

Cora -

Uf, ya es bastante el papelón de tener que presentarte a la "oficial", como para encima plantearte si alguna de las chicas a las que te presentan cualquier noche sin que les dés importancia ha tenido algo con tu medio limón...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres