Blogia
pide un deseo

cuentos y fantasías

sueño que sueño

Es curioso, mi horóscopo me dijo ayer que iba a tener un sueño ¿bonito?, ¿extraño? ¿curioso? No me acuerdo del adjetivo porque no le hago caso al horóscopo, pero si consigo un periódico gratuito lo leo por costumbre, y tanto como he tardado en leerlo tardo en olvidarlo, pero el de ayer me llamó la atención, porque decía que me tenía que acostar con una libreta al lado para apuntarlo al despertar. Y yo pensé que no me haría falta, porque me suelo acordar de lo que sueño, y no le hice caso.

Y soñé, y me gustó el sueño, y algunas cosas las olvidé, pero el sueño y la conclusión general las recuerdo perfectamente, aunque la conclusión irá en otro post.

Yo me encontraba en un bar que conocía, pero al ir al baño descubría una zona al fondo de la que no tenía ni idea. El bar resultaba ser todo el edificio entero, y al pasar del bar inicial llegabas a una escaleras y a la derecha quedaba un patio circular abovedado que daba un poco de luz nocturna al hueco interior. Desde allí se oían las distintas músicas de los pisos superiores y se veía, en la planta baja, alrededor de ese patio, muchas salas distintas, con su distinta decoración y con un cartel colgado en la entrada con el tema del bar, y había carteles que ponían cine, o música en directo, o sauna, o cuarto oscuro, o cocktails... en fin, muchos bares dentro de uno solo.

Y en uno de ellos (no voy a decir cuál era su rótulo, pero diré que entré en todos, tenía que acercarme a todo, verlo todo) se me acercó una chica a ligar conmigo, y yo me fui, sin llegar a mediar palabra con ella, quería seguir descubriendo el resto de bares y no me apetecía nada enfrentarme en esos momentos a ningún dilema moral, ni plantearme si iba a salir del bar feliz y flotando o arrepintiéndome de hacer algo que sabía que a Manuel no le gustaba.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

soy así

Losing my religion, REM

(borrador escrito en hace un par de días, adaptado al último post de Alba

Estrella tiene poco más de un año, pero yo, la persona que se esconde tras ella, tengo veintitantos.

Aunque a Estrella a veces le da vergüenza salir del anonimato lo hace porque a mí me encanta conocer gente y salir de fiesta, más que de fiesta me gusta salir a charlar con mis amigos y tomar unas cervezas.

Estrella sólo es un ojo en blanco y negro, yo en cambio tengo un cuerpo normalito, ni muy alta ni muy baja, ni muy gorda ni muy delgada (esto último mucho menos), ni muy guapa ni muy fea, se podría decir que no estoy descontenta con mi cuerpo, aunque sé que no es una maravilla, pero me he acostumbrado y más o menos me gusta. Me gustaría perder los quilillos que cogí el año pasado como los perdía antes, a temporadas los ganaba y a temporadas los perdía, pero éstos parecen tarea imposible y no me apetece nada hacer dieta. Soy rubia y de ojos claros que cambian de color con el día, aunque ahora que lo pienso no sé si es que me fijo menos pero creo que últimamente no me cambian mucho y son azules. Me gustaría ser morena de pelo, me queda mejor, o pelirroja, que me encanta ese color, pero no es algo que me quite el sueño, de vez en cuando me lo tiño y listo. Tengo la piel demasiado clara, pero eso sí que paso de solucionarlo, me da una pereza enorme estar tumbada al sol, si alguna vez me pongo al sol es más por coger energía que por el color, de todas formas el mío sería un caso perdido.

Estrella suele ser reflexiva, a veces muy crítica y a veces muy salida, en eso nos parecemos un montón, yo tengo un carácter más o menos fuerte, y se me da bien soltar borderías, lo hago generalmente de coña, con gente que me sigue la corriente y me lo paso bien. De pequeña tenía bastante mal humor pero creo que lo he conseguido cambiar bastante bien y se me puede considerar una persona alegre. Aún así para la gente que me está conociendo sigo teniendo ese punto borde al que le cuesta hacer amigos el primer día y no poner cara de asco con alguna gilipollez, ya sea tipo noña o tipo machista.

Estrella suele ser más o menos educada, y yo digo un montón de tacos al día, aunque Estrella tiene mucho carácter, si hace falta saca aquí su esto es así y yo lo sé, yo en cambio sí tengo autoestima, pero me cuesta algo más tener confianza en mí misma, esto es, me quiero, me gusto, me caigo bien, pero creo que no hago las cosas bien y que tengo un montón de fallos. Suelo ser más o menos estable emocionalmente cuando se trata de mis relaciones personales, pero tengo un montón de altibajos con mi carrera y me siento muy agobiada por ella.

Estrella es mucho más cariñosa que yo, a mí me cuesta, necesito bastante confianza para serlo, no puedo ser de esos grupos de amigas en que todas se dan abrazos y a veces me gustaría. Supongo que parezco más fría de lo que soy y luego a mis parejas les sorprende que sea mimosa.

Tanto a Estrella como a mí nos encantan los rollos de una noche y también las relaciones, aunque llevo mal la monogamia, peor en la teoría que en la práctica, pese a que lo normal sea lo contrario. No entiendo que un rollo que te está haciendo ilusión pueda ser demasiado perjudicial para una relación en la que hay muchas más cosas. No soy nada celosa, y no soporto a las personas celosas ni posesivas.

Creo que Estrella parece más segura, porque últimamente me estoy planteando que puede que yo tenga miedo de comprometerme, de que alguien me haga daño, de no poder sobrevivir, pese que sé que se sobrevive, creo que más desgraciada que afortunadamente. Últimamente le estoy dando bastantes vueltas a esto, al compromiso, al amor que dura, al que yo me desenamore y haya otras personas que a pesar de eso puedan mantener la ilusión, no sólo el cariño como me pasa a mí. Igual no estoy hecha para resistir las temporadas malas.

¿moi Lolita?

 

Moi, Lolita, Alyzée

Hoy soñé con un profesor, soñé que yo le gustaba. Es un profesor que está muy bueno, por lo menos que a mí me gusta, tendrá cerca de 40 años, pero lleva el pelo largo y perilla, si uno se fija se nota la edad, pero si no no mucho, y está muy bueno. Pues me desperté muy contenta soñando con él y de hecho me volví a  dormir para intentar continuar el sueño. No lo conseguí del todo, cambié de sueño, pero seguí soñando con él.

Luego durante el día seguí pensando en ello y mejorando el sueño, imaginando que al salir de la clase que tenía con él por la tarde me llamaba y yo volvía, él cerraba la puerta cuando yo entraba y nos empezábamos a liar contra ella. Estábamos así un rato, el me acariciaba una pierna y me la colocaba abrazándole por la espalda, entonces me sujetaba y me levantaba del suelo apretándome contra la pared. Al cabo de un rato me llevaba a la mesa, me tumbaba sobre ella, me desnudaba, se desnudaba, y follábamos en distintas posturas durante un largo rato, para quedarnos tirados sobre la mesa desnudos después mientras nos dábamos los últimos besos y caricias para vestirnos y marcharnos cada uno por su lado.

Por la tarde tuve clase con él, y no pasó nada de esto (por si alguien lo dudaba), me miraba bastante mientras explicaba, y yo pensaba en la fantasía de por la mañana, y me hubiese encantado provocarle, hacerle algún gesto, hacer de Lolita (con más de 20 años, jeje), ponerle cachondo, pero no soy capaz, soy demasiado tímida, cómo voy a ponerme a provocar a un profesor, casado, en mitad de una clase. Me gustaría ser un poco más desvergonzada y divertirme haciendo este tipo de cosas, ver cómo se pone nervioso, aunque sólo sea por asombrarse de mi descaro, pero estas cosas no me salen, una pena, si no lo divertido del post sería la historia real y no la fantasía.

un post corto y estúpido... ¡anda! como yo

 

Wild horses, Rolling Stones

Estaba escuchando esta canción y me he puesto un poco meláncolica y me he acordado de Fuck, y he estado pensando en la rabia que me da no poder verle cuando me lo propuso, y luego me he dicho "míralo por el lado bueno, la última vez la fastidió él llevándose a la novia (quien por cierto tiene cuernos y la mitad de la culpa es tuya) al mismo bar, ahora vas a ser tú quien la fastidie no yendo, te puedes quedar mucho más tranquila" Y sí, en principio me quedé muuuucho más tranquila, que orgullosa soy un rato, luego me sentí muchíiiiisimo más estúpida... En fin, cosas que tienen los exámenes, si un día al año me tocase ser algo menos tonta no iba a ser en esta época.

te gustará saber que te pude olvidar

20 de Abril, Celtas Cortos

¡Hola!

Te estarás preguntando que cuánto tiempo, ¿verdad? La verdad es que sí, que es un poco raro que te esté escribiendo esta carta, aunque supongo que tu amigo te avisó de que hace poco le pedí tu dirección en un arrebato, y hoy, en otro arrebato, no he podido evitar escribirte esto y enviártelo.

Espero que si por lo que sea no te gusta recibir esta carta que la olvides y me perdones, la verdad es que no tengo ninguna intención de molestarte, pero a veces, cuando estoy melancólica y me pongo a recordar todas las cosas que pudieron haber sido y no fueron de mi vida, me acuerdo de ti. Me acabo de dar cuenta que hace casi 10 años que nos conocimos, sí, 10 años, cómo pasa el tiempo, ¿verdad? Dios mío, qué pequeña era yo y lo recuerdo como si todas esas cosas me hubiesen pasado ayer, cuando te conocí en la discoteca creyendo que eras una reencarnación del tío del que enamoré, cuando me pediste bailar, cuando me preguntaste la edad que tenía (por eso ahora, al darme cuenta de la mía, me lo he dado de que han pasado 10 años), cuando me fui a casa en taxi y le dije a mi amiga que si te volvía a ver me podría enamorar de ti, pero, pese a que te volví a ver no tuvimos tiempo suficiente.

Me acuerdo de cuando te encontré en esa otra discoteca, a la que yo no iba nunca ni tú tampoco pero coincidimos, de volver a bailar contigo, de conocer a tus amigos. De la tercera vez, cuando por fin nos liamos, en las escaleras, ¿te acuerdas? En las de enfrente a donde nos conocimos. No sabíamos para qué lado ir cada uno al darnos el primer beso. Me acuerdo de estar sentada contigo, de que me acariciabas la mano y el brazo (ahora me encanta que me acaricien el brazo)

De la siguiente vez, cuando te fui a saludar dándote dos besos, queriéndote dar uno bien dado y como nos lo dimos sin tardar mucho. Y de la siguiente, cuando yo tenía el pelo lleno de trenzas y tú estabas muy borracho.

Me acuerdo de que lo siguiente que supe de ti fue por carta, sería como la segunda o la tercera carta que nos escribíamos. El otro día estuve intentando releerlas pero no pude empezar la segunda porque, sólo con la primera, ya tenía los ojos llenos de lágrimas. En ésta me decías que te ibas, que no te habías atrevido a decírmelo, pero que te ibas de la ciudad. Y yo veía llorando cómo se repetía la historia con el tío del que me había enamorado, al que tanto te parecías, en la misma fecha, en un 11 de septiembre, fecha clave, a la que me empeño en recordar por vosotros, y no por lo que los medios de comunicación pretenden.

Me acuerdo de todas las siguientes veces que nos vimos, cada vez más espaciadas en el tiempo, como las cartas que nos escribíamos. Me acuerdo como ninguna vez más nada volvió a salirnos bien, pero es que nos habían salido tan bien las primeras…

Me acuerdo que cuando fui a vivir a la residencia universitaria me dejaste un mensaje en el contestador y lo escuché mil veces durante los 3 días que tardó en borrarse. No recuerdo cómo era, ni porqué. Sólo sé que después me compré una grabadora, no quería que me volviese a pasar, pero el tuyo ya fue irrecuperable, y no hubo más.

Pero aún hoy a veces me acuerdo de ti, y me pregunto cómo estarás, con María, supongo, con esa chica con la que sospecho muy mucho que te fuiste a vivir hace años, pero nunca me atreví a preguntarlo.

Y a veces, reinventando el pasado, imagino que la sexta vez que nos vimos volvimos a estar juntos, como tanto deseábamos pero no nos atrevimos, como cuando fuiste a buscarme a mi casa y estuvimos dando vueltas por el parque estábamos juntos.

Y otras, reinventando el futuro, imagino que al pasar en tren por tu ciudad bajo a verte, y que te llamo a ese teléfono móvil que tengo tuyo desde hace años (menos de 10, pero no consigo recordar cuándo me lo diste), o al fijo que he encontrado tuyo en las páginas blancas, en uno de esos ataques de nostalgia. Pero sé que no me voy a atrever, igual que tú no te atreves cuando pasas por Madrid.

No nos vamos a atrever por si no nos gustamos, pero, por lo menos yo, no me voy a atrever, sobre todo, por si resulta que nos seguimos gustando. Me da mucho miedo pensarlo, ¿Qué hacer con estas vidas nuestras ahora que se han separado hace ya tanto tiempo?

Como no sé responder a esa pregunta voy a dejar aquí la carta. Un beso, sólo quería que supieses que me sigo acordando de ti.

Donde quiera que estés

te gustará saber

que te pude olvidar y no he querido.

Que por fría que sea mi noche triste,

no echo al fuego ni uno solo

de los besos que me diste.

la vida es una caja de sorpresas II, continuación y final

Y nos dieron las diez, Joaquín Sabina. 

Ella estaba algo nerviosa, no sabía si quería o no intentar algo con él, pero por si acaso se preparó bien antes de salir de casa. Fue gracioso porque arreglándose había caído en la ironía de prepararse cuando la única vez que estuvo con él había ido sin depilar y para nada arreglada, y todo salió perfecto, seguro que ahora que se arreglaba e iba esperando algo... (mejor no lo pienses, ¡no me seas gafe!) 

Apareció con su amiga por el lugar algo después de la hora indicada, justo a tiempo para cruzarse con él antes de que empezase y él la saludase sorprendido de verla y con una sonrisa enorme. A ella se le fueron todos los miedos. 

Hasta que, en un momento en el que a él le habían sustituido en el escenario, a ella le pareció que una de las chicas que estaba allí era su novia, no podía ser, ¿para qué la había invitado a ella entonces? Además, tenía pinta de ser la novia de antes, aquella vivía en aquella ciudad lejana en la que se cruzaron aquella vez… (no puede ser, no puede ser, no puede ser... mierda)

Ahí sí que aumentaron los nervios, qué coño hacía ella ahí, para qué había ido, encima sin saber si quería liarse con él para descubrirlo en el momento en el que es consciente de que ahí está su novia, sentada en primera fila. 

Ni siquiera tiene derecho a marcharse despechada, no tiene derecho a quejarse, las amantes tienen pocos derechos y el del pataleo no se cuenta entre ellos. Sólo podía poner buena cara y desaparecer, pero ella no es de las que se va, y menos sin llevar la cabeza muy alta. 

No pudo evitar repasar mentalmente la situación, ella ahí, enfrente del tío que tanto le pone, y, en medio, su novia, probablemente la misma con la que estaba el día en que follaron. Y si ella está aquí, ¿no será que todo va mucho más en serio de lo que parecía en ese momento? Ella se encendió el primer cigarro de la noche, que no el último. 

Es curioso, porque ella no se sentía para nada culpable de liarse con él, no le parece que le esté quitando nada que sea propiedad de la novia, ¿una persona puede ser propiedad de alguien? Pero… ¿y si es la definitiva? Ella no es la primera vez que se lía con un tío ya pillado, pero puede que sí que sea la primera en que ella es la única otra. 

En medio de todo este jaleo mental empiezan a tocar una canción, que han compuesto en este tiempo, que se llama como ella, empezó la noche imaginando ironías y resulta  que quiere gastare el destino una broma macabra, (mierda, Petite Étoile Filante, ¿cómo no te bautizaron de otra manera? Me temo que esta noche va a resultar ser dura) 

Después del concierto se quedó allí con su amiga, puede que por prolongar su sufrimiento, o por intentar descubrir qué era lo que ella esperaba de eso, lo único que consiguió fue que le presentasen a la novia y no poder contenerse para mirarle a él entre sorprendida y destrozada, (no me puedes estar haciendo esto) 

Para rematar la noche, su amiga, enterada de toda esta historia, le pregunta: ¿tía, no habremos estado nosotras alguna vez en el lugar de la novia? ¿en el mismo bar que la amante, a la que ha invitado nuestra propia pareja? (Dí que sí, pregúntame eso, que era lo único que me faltaba por pensar)

la vida es una caja de sorpresas II, versión definitiva

 

I won't hurt you. Sexy Sadie 

Ella no quería saber demasiado de él, tenía miedo de que si volvían a liarse algo saliese mal, tan mal que le impidiese recordar lo maravillosa que fue la vez anterior. Lo que tuvieron fue increíble, pero sólo duró unas horas, cree que menos de 8, pero no sabe recordarlo con exactitud, en parte por el alcohol, en parte porque las cosas buenas parece que se pasan demasiado rápido, las últimas 3 horas a los dos les parecieron menos de una.

Así que ella no apostó nada por eso, a pesar de ser el sexo más genial de su vida, era demasiado frágil, una porcelana china en el terreno sexual, así que quitando alguna conversación banal, no hizo mucho por acercar distancias, ni siquiera cuando él le habló en el msn para decirle que ya vivían en la misma ciudad. Que las cosas se quedasen así, que le quedaba un recuerdo genial que no quería empañar.

Pero de repente un día recibió una invitación para un concierto de un remitente desconocido. No la borró, porque no era spam, iba directamente dirigido a ella, y la dejó para seguirla viendo al abrir el mail todos los días, por si podía ir. Al día siguiente, al despertarse, estaba segura de que tenía que ser del grupo de él, y se metió a googlelizar la invitación a ver a dónde llegaba.

Llegó donde había que llegar, vio fotos, vídeos, y escuchó su voz, y decidió que iba a ir a ese concierto. Llamó a una amiga y quedaron para ese día.

Continuará...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

leyendas... ¿o realidad?

Lo flipo, cuando era pequeña, medio en broma medio en serio, quería
ser un vampiro de mayor, leed el primer artículo, que es de una
enciclopedia de medicina, por lo menos por encima, como he hecho yo
que no entiendo nada de esos temas (si alguien sí que sabe que me
explique si es correcto), y luego mirad el segundo, creo que he
cambiado de idea...

PORFIRIA:

Nombres alternativos:
Porfiria aguda intermitente; coproporfiria hereditaria; porfiria
eritropoyética congénita; protoporfiria eritropoyética

Definición: 
Es un conjunto de trastornos hereditarios que implican anomalías en la
producción de pigmentos de hem, la substancia básica para la
producción de la hemoglobina (pigmento de los glóbulos rojos), de la
mioglobina (pigmento rojizo de las células musculares) y otras
substancias llamadas citocromos. Las porfirias están caracterizadas
por tres hallazgos fundamentales: fotodermatitis (sensibilidad a la
luz que causa erupciones), molestias neurosiquiátricas y viscerales
como el dolor abdominal, cólicos y otros.

Causas, incidencia y factores de riesgo:
Las porfirias se pueden heredar bien sea como un rasgo autosómico
dominante (causado por la herencia de una copia anormal de un gen) o
autosómico recesivo (que requiere la herencia de dos genes anormales),
dependiendo del tipo de porfiria involucrado. Algunos tipos se inician
en los primeros años de la niñez, algunos en la pubertad y otros
durante la edad adulta.

Un ataque clásico de porfiria aguda generalmente comienza con dolor
abdominal intenso, tipo cólico, seguido de vómitos y estreñimiento.
Durante un ataque agudo, se pueden presentar cambios de la
personalidad, al igual que parestesias periféricas (entumecimiento y
hormigueo), debilidad, parálisis, cambios sensoriales y dolor
muscular. Estos ataques agudos pueden ser mortales y producen
desequilibrios electrolíticos profundos, presión sanguínea baja y
shock.

La orina puede ser rojiza o marrón después de un ataque. La exposición
a la luz solar puede causar enrojecimiento, dolor, sensación de calor,
ampollas y edema cutáneo. Estas lesiones sanan lentamente y usualmente
dejan cicatrices o cambios pigmentarios y pueden causar desfiguración.

Síntomas:

   * Orina de color rojizo
   * Sensibilidad a la luz del sol
   * Formación de ampollas (bula) por exposición a la luz del sol
   * Hinchazón (edema) de la piel por exposición a la luz del sol
   * Fotodermatitis
   * Dolor abdominal tipo cólico que puede ser extremadamente severo
   * Estreñimiento
   * Vómitos
   * Dolor en las extremidades
   * Dolor de espalda
   * Cambios de personalidad
   * Entumecimiento u hormigueo
   * Dolor muscular
   * Debilidad muscular o parálisis

Signos y exámenes:

   * Taquicardia
   * Pérdida de los reflejos tendinosos profundos
   * Cambios electrolíticos (ver análisis básico de química sanguínea
chem-20), hiponatremia
   * Disminución de la función renal como lo indican los siguientes exámenes:
         o análisis de orina
         o creatinina en el suero
         o capacidad de eliminación de la creatinina
         o BUN
         o potasio en el suero
         o gasometría arterial

Exámenes:

   * Pruebas sanguíneas de protoporfirina (PROTO) que miden las
porfirinas en la sangre
   * Prueba de enzimas para:
         o uroporfirinógeno decarboxilasa
         o protoporfirinógeno oxidasa
         o porfobilinógenoPBG desaminasa
         o coproporfirinógeno oxidasa
         o alanina deshidratasa
         o uroporfirinógeno III cosintasa
         o ferroquelatasa

Tratamiento:

Durante un ataque agudo se debe:

   * Mantener el balance de electrolitos
   * Monitorear los gases sanguíneos
   * Incrementar la ingesta de carbohidratos (puede ser con
soluciones de glucosa intravenosa)
   * Suministrar calmantes si es necesario
   * Suministrar sedantes para aliviar la inquietud y la agitación
   * Suministrar propranolol para la hipertensión
   * Aplicar hematina intravenosa

Para el manejo crónico de la enfermedad a largo plazo se recomienda:

   * No consumir alcohol
   * Evitar medicamentos que pueden precipitar los ataques
   * Seguir una dieta alta en carbohidratos
   * Evitar la luz del sol
   * Usar filtros solares (en caso de no existir ninguna contraindicación)
   * Evitar traumas cutáneos
   * Suministrar betacarotenos
   * Considerar la posibilidad de una esplenectomía

Expectativas (pronóstico):

La porfiria se presenta en períodos intermitentes durante toda la
vida, pero con el tratamiento indicado a largo plazo, la persona
afectada puede esperar períodos prolongados sin que se presenten
problemas.

Complicaciones:

   * Parálisis muscular progresiva
   * Insuficiencia respiratoria
   * Cálculos biliares
   * Desfiguración
   * Coma

Situaciones que requieren asistencia médica:

Se debe buscar asistencia médica si se presenta cualquier síntoma de
porfiria de los ya mencionados y en caso de que ya se haya
diagnosticado la enfermedad, se debe buscar asistencia médica al
primer signo de un ataque agudo.

Prevención:

Los futuros padres con antecedentes familiares de cualquier tipo de
porfiria deben solicitar asesoría genética.


La enfermedad del rey Jorge, la explicación de los vampiros:


Bueno todos conocemos las historias, peliculas leyendas y demas sobre
los vampiros q circulan por ahi pero nada mas lejos de la realidad
amigos, los vampiros existen, y estan entre nosotros. NO como la gente
cree q son con largos colmillos y q no pueden salir a la luz del sol
no, son gente con un sindrome muy carazteristico q se llama porfiria
eritropoyética.

La porfiria tiene distintas variedades dependiendo de la enzima
afectada. Una de las más espectaculares consiste en la intoleracia a
la luz solar debida a la acumulación de cuerpos porfíricos (formas
incompletas del HEM debido al fallo en su metabolismo) en la piel, las
cuales absorben los rayos solares y disipan la energía produciendo así
quemaduras cutáneas graves al exponerse al sol. Estos enfermos también
sufren de anemia hemolítica por la disfunción de la hemoglobina
malformada de sus hematíes y problemas de agrandamiento de su bazo (es
donde se mueren los hematíes).

Este hecho puede haber alimentado la creencia en los vampiros en
épocas antiguas por la existencia de personas que no toleran la luz
solar y necesitan desesperadamente sangre por medio de transfusiones
para sobrevivir. el aspecto deforme por las quemaduras se agrava por
la aparición de pelo en zonas donde no debería haberlo a causa de una
disfunción cutánea lo que también parece haber contribuido al mito de
los hombres lobo. Los enfermos de este tipo de porfiria también tienen
los dientes de color rojo por el acúmulo de estos cuerpos porfíricos.

Existe un dato muy curioso y que anima mucho a los amantes de las
explicaciones vampíricas. Nos referimos al efecto que tiene el ajo
para ahuyentar a los vampiros; el ajo ha sido casi un estandarte,
junto al limón, para los defensores de la medicina natural, ya que le
atribuyen propiedades antisépticas, antiparasitarias, expectorantes o
hipotensivas. En 1978 se expuso a la comunidad científica que algunos
extractos del ajo producirían un bloqueo de la coagulación de la
sangre al inhibir la agregación plaquetaria; por otra parte, el grupo
Hemo que forma parte del citocromo P-450 podría ser destruido por uno
de los elementos del ajo, el alquildisulfuro. Quizá por ello, los
vampiros porfíricos huirían de él, pues su ingesta u olor podría
agravar rápidamente su estado de salud.

Por otro lado, la clásica "facies vampírica" se explicaría cuando las
lesiones faciales son extensas y por su carácter recidivante se
vuelven mutilantes, destruyendo los labios (que dejan la dentadura al
descubierto, aparentando ser los dientes de mayor tamaño que el
normal), así como los cartílagos de la nariz (mostrando frontalmente
los agujeros nasales) o los auriculares (dando ocasionalmente un
aspecto puntiagudo a las orejas). Al acumularse las porfirinas, los
ojos pueden aparecer de color rojizo así como los dientes (donde
aparece la llamada eritrodoncia por el depósito porfirínico en la
dentina).

No hace muxo tiempo se descubiro en EEUU una mujer q mataba personas
utilizando luego sus organos para mantener su Hemo alta y evitar las
deformaciones de la enfermedad de los vampiros.

rutina

Suena el despertador y se levanta de la cama, mientras Él se queda durmiendo, no se ha ni despertado cuando ella le ha dado el beso para despedirse. Cada uno se levanta el primero dos días a la semana, y el otro día laboral y los dos del fin de semana se levantan a la vez, cuestiones de horarios. Y Ella se acuerda de los primeras veces que durmieron juntos, cómo le dolía cuando él se levantaba y ella se quedaba, como si le estuviesen quitando un trocito de piel, y ahora sólo piensa en que por fin tiene toda la cama para dormir a gusto un par de horas más.

No entiende cómo se puede instalar la rutina en una relación así, pero tampoco entendería que no se hubiese instalado tal y como la llevaban desde el principio. Ya cuando empezaron juntos e iban a un bar a tomar algo se quedaban sin temas de conversación, nunca le había pasado con nadie, ni siquiera con compañeros de piso con los que pasaba un montón de horas al día, siempre había algo de lo que hablar, con él no. Se quedaban callados y miraban al resto del bar. Ella jugaba a imaginar las vidas de la gente y a pensar que haría ella en el lugar de esos desconocidos. Pero le contaron que ésa era una relación normal, que cuando te haces mayor te tranquilizas, y ella, por no llevar la contraria siempre, intentó creérselo, y así están ahora, viviendo juntos, y con el silencio como tercer acompañante.

Ella ha coleccionado todo tipo de amantes que no le duraban más de una noche, porque siempre se dijo que si iba a continuar una de esas historias lo dejaría con Él, no sabía muy bien porqué, pero sentía que si continuaba con su amante dejaría de creer en el amor, en la pareja, en todas esas cosas que ya era lo único que le quedaban tras sus años de juventud loca. ¿Por qué iba a estar toda la sociedad equivocada alabando las ventajas de la vida en pareja y de la fidelidad? No podía tener ella razón siempre. Vale que lo de la fidelidad ella no lo cumplía a rajatabla, igual que estaba segura de que él tampoco, pero si de verdad necesitaba, si quería, estar con otra persona que no era él, ¿por qué seguir a su lado? Y esa cobardía para dejarle, esa tozudez en creerse la vida que los demás contaban, era lo que la obligaba a no prolongar sus historias de una noche, y eso que hubo uno que le encantó, que le recordó a uno de sus amores de juventud, al más apasionado, al que estuvo tentada de llamar varias veces, y de cogerle el teléfono el par de veces que él llamó, pero lo dejó pasar, durmiendo esa semana dándole la espalda a su pareja.

Pero ahora no sabe qué hacer, ahora que ya se había acostumbrado a esa vida monótona en la que todos los días son iguales, ahora que no necesitaba mirar para el otro lado en la cama para meterse en su propio mundo, ahora, ha encontrado a Mara, con la que lleva ya unas cuantas semanas. Varias semanas pendiente del teléfono, de cogerlo sin que él se dé cuenta, de jugar a que Mara es sólo una amiga que conoció hace poco, con la que sale de fiesta esporádicamente, en casa de la que se queda a dormir, por no llegar y despertarle a él de madrugada. Y él, que nunca creyó que ella pudiese ser bisexual, que no creía que se pudiese ser bisexual sino sólo indeciso, estaba tranquilo dejándola ir a dormir por ahí sin ponerle ni un inconveniente, en el fondo porque él también prefería  tener toda la cama para él solo.

The Cure: Why can't I be you

 

cuento: la vida es una caja de sorpresas II

Tiempo después se volvieron a ver, se encontraron en Madrid, donde los dos habían ido unos días, para resolver papeles, y ver cómo estaban todos esos sitios donde cada uno había pasado tantas horas, comprobar que esos llugares seguían allí, sin haberles echado en falta, para poderse volver tranquilamente al extranjero, por lo menos por un tiempo más, sabiendo que allí ya casi no les quedaba nada, por lo menos nada que echar de menos.

Y se encontraron por los pasillos de la escuela, en el lugar donde se conocieron, ella estaba en la cafetería, tomando unas cervezas con toda esa gente a la que hacía casi un año que no veía, y él se había pasado por allí como buscando a alguien, o como buscando todos los recuerdos, buenos y malos, que le traía ese lugar, donde había pasado tantas horas, y en el que no iba a pasar ni una más.

Se cruzaron en la cafetería y se quedaron mirando con complicidad, acordándose de la última vez que se habían visto, se acercaron y se dieron dos besos con sonrisa traviesa mientras ella decía: "es un placer encontrarte", en clara alusión a la despedida que él le había dedicado después de esa noche que habían pasado juntos, dándoselo todo mutuamente, y recibiendo en todo momento más de lo que daban.

él: ¿qué haces por aquí?

ella: He venido a ver a la gente, hacía mucho que no les veía, y bueno, con algunos casi no sé de qué hablar, no sé como explicar todas las cosas que he hecho este año, no sé como decirles lo contenta que he estado de no haber estado encerrada, un año más, entre estas paredes, bueno, da igual, ya se van todos para casa

él: yo he venido a ver a quién me encontraba y me ha dado la sensación de que ya no conozco a nadie aquí, vámonos a tomar algo, fuera...

Ella se despidió de su grupo y se marchó con él a tomar unas cervezas a Malasaña. Según cogieron el metro y se miraron se les cortó la conversación, y se empezaron a besar, sin importarles la gente. Aún así se fueron al bar, donde alternaron la conversación con los besos, hasta el límite, cuando ella propuso ir a su casa.

Por el camino ella pensaba, entre beso y beso, en toda la ilusión que le estaba haciendo esta historia, cuando creía que después de esa primera noche ninguna de las siguientes iban a poder ser tan geniales. En cierto modo le daba pena pensar que no podría salir con él, que cada uno tenía una vida que estaba deseando explotar al máximo moviéndose todo lo posible, pero también era cierto que no quería nada serio con él, que le parecía que se perdería el encanto de esa primera noche tan apasionada, que prefería unos encuentros casuales en los que sintiese que el mundo era un torbellino a una vida tranquila y rutinaria. Y a pesar de encontrarse con menos novedad, no había sido menos sorprendente el estar de nuevo con él, encontrar esa atracción increíble, y volver a parar cada dos metros para besarse en cualquier portal...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

cuento para seguir sin dormir... ¿era un sueño?

A la noche siguiente se fueron a la cama muy tarde, después de una noche intensa de juerga con unos amigos, y cuando Me se estaba quedando dormida vuelve a notar que Ella le abraza por la espalda, y se vuelve a rallar, la estará abrazando de verdad, y sabiendo lo que hace o pensando en su ex, o ni siquiera será verdad y es la propia Me quien, con sus deseos, confunde la vigilia con la realidad? De repente Ella aparta el brazo y Me se despierta completamente, ahora sí que está rallada, porque está claro que Ella la estaba abrazando, ¿o no?

Me: uff, estoy un poco borracha, me he desvelado de repente y no me puedo dormir.

Ella: sí... yo tampoco...

Me se da la vuelta y mira a Ella de frente, Ella la vuelve a abrazar, Me le da un beso en la frente, Ella le devuelve uno en los labios, Me sigue besándola, pensando en cómo su gran sueño se está haciendo realidad. Me está muy nerviosa, quiere besarla, quiere abrazarla, tocarla, la desea, pero no se atreve a demostrárselo, y es Ella la que toma las riendas, la misma Ella que hace dos días le decía que era hetero, pero que no descartaba que si se enamoraba se pudiese liar con una chica. Tras muchos besos, caricias, y con las sábanas revueltas Me se duerme acariciando el pelo de Ella, pensando que sus sueños de esta noche van a ser todavía más agradables, después de haberla oído gemir en su oído.

cuento para no dormir... porque no te dejan

Me se despertó cuando Ella la empezó a abrazar, aprovechando la proximidad que tenían, durmiendo en la misma cama, porque no pudieron encontrar nada mejor para ese viaje. Me no se lo podía creer, Ella, su Ella, la estaba abrazando, pero no tenía la noche optimista, empezó a pensar que Ella estaba dormida y no se daba cuenta de lo que hacía, o que ella misma no estaba muy despierta y lo estaba soñando, pero no podía ser verdad... En este gran dilema estaba cuando oye sonar el móvil de Ella, quien se levanta, lo coge y sale de la habitación. Me sigue durmiendo, pensando que ya le ha fastidiado el sueño el maldito teléfono.

Cuando Me se levanta descubre que Ella ya se ha levantado, y piensa que qué raro, que no se ha dado cuenta. Se la encuentra hablando por teléfono fuera y cuando acaba Ella le dice que su ex la ha llamado, y Me dice, qué raro, si no oi el móvil, y mientras lo dice recuerda su genial sueño, ¿de verdad lo soñó?

continuará...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres