Blogia
pide un deseo

te gustará saber que te pude olvidar

20 de Abril, Celtas Cortos

¡Hola!

Te estarás preguntando que cuánto tiempo, ¿verdad? La verdad es que sí, que es un poco raro que te esté escribiendo esta carta, aunque supongo que tu amigo te avisó de que hace poco le pedí tu dirección en un arrebato, y hoy, en otro arrebato, no he podido evitar escribirte esto y enviártelo.

Espero que si por lo que sea no te gusta recibir esta carta que la olvides y me perdones, la verdad es que no tengo ninguna intención de molestarte, pero a veces, cuando estoy melancólica y me pongo a recordar todas las cosas que pudieron haber sido y no fueron de mi vida, me acuerdo de ti. Me acabo de dar cuenta que hace casi 10 años que nos conocimos, sí, 10 años, cómo pasa el tiempo, ¿verdad? Dios mío, qué pequeña era yo y lo recuerdo como si todas esas cosas me hubiesen pasado ayer, cuando te conocí en la discoteca creyendo que eras una reencarnación del tío del que enamoré, cuando me pediste bailar, cuando me preguntaste la edad que tenía (por eso ahora, al darme cuenta de la mía, me lo he dado de que han pasado 10 años), cuando me fui a casa en taxi y le dije a mi amiga que si te volvía a ver me podría enamorar de ti, pero, pese a que te volví a ver no tuvimos tiempo suficiente.

Me acuerdo de cuando te encontré en esa otra discoteca, a la que yo no iba nunca ni tú tampoco pero coincidimos, de volver a bailar contigo, de conocer a tus amigos. De la tercera vez, cuando por fin nos liamos, en las escaleras, ¿te acuerdas? En las de enfrente a donde nos conocimos. No sabíamos para qué lado ir cada uno al darnos el primer beso. Me acuerdo de estar sentada contigo, de que me acariciabas la mano y el brazo (ahora me encanta que me acaricien el brazo)

De la siguiente vez, cuando te fui a saludar dándote dos besos, queriéndote dar uno bien dado y como nos lo dimos sin tardar mucho. Y de la siguiente, cuando yo tenía el pelo lleno de trenzas y tú estabas muy borracho.

Me acuerdo de que lo siguiente que supe de ti fue por carta, sería como la segunda o la tercera carta que nos escribíamos. El otro día estuve intentando releerlas pero no pude empezar la segunda porque, sólo con la primera, ya tenía los ojos llenos de lágrimas. En ésta me decías que te ibas, que no te habías atrevido a decírmelo, pero que te ibas de la ciudad. Y yo veía llorando cómo se repetía la historia con el tío del que me había enamorado, al que tanto te parecías, en la misma fecha, en un 11 de septiembre, fecha clave, a la que me empeño en recordar por vosotros, y no por lo que los medios de comunicación pretenden.

Me acuerdo de todas las siguientes veces que nos vimos, cada vez más espaciadas en el tiempo, como las cartas que nos escribíamos. Me acuerdo como ninguna vez más nada volvió a salirnos bien, pero es que nos habían salido tan bien las primeras…

Me acuerdo que cuando fui a vivir a la residencia universitaria me dejaste un mensaje en el contestador y lo escuché mil veces durante los 3 días que tardó en borrarse. No recuerdo cómo era, ni porqué. Sólo sé que después me compré una grabadora, no quería que me volviese a pasar, pero el tuyo ya fue irrecuperable, y no hubo más.

Pero aún hoy a veces me acuerdo de ti, y me pregunto cómo estarás, con María, supongo, con esa chica con la que sospecho muy mucho que te fuiste a vivir hace años, pero nunca me atreví a preguntarlo.

Y a veces, reinventando el pasado, imagino que la sexta vez que nos vimos volvimos a estar juntos, como tanto deseábamos pero no nos atrevimos, como cuando fuiste a buscarme a mi casa y estuvimos dando vueltas por el parque estábamos juntos.

Y otras, reinventando el futuro, imagino que al pasar en tren por tu ciudad bajo a verte, y que te llamo a ese teléfono móvil que tengo tuyo desde hace años (menos de 10, pero no consigo recordar cuándo me lo diste), o al fijo que he encontrado tuyo en las páginas blancas, en uno de esos ataques de nostalgia. Pero sé que no me voy a atrever, igual que tú no te atreves cuando pasas por Madrid.

No nos vamos a atrever por si no nos gustamos, pero, por lo menos yo, no me voy a atrever, sobre todo, por si resulta que nos seguimos gustando. Me da mucho miedo pensarlo, ¿Qué hacer con estas vidas nuestras ahora que se han separado hace ya tanto tiempo?

Como no sé responder a esa pregunta voy a dejar aquí la carta. Un beso, sólo quería que supieses que me sigo acordando de ti.

Donde quiera que estés

te gustará saber

que te pude olvidar y no he querido.

Que por fría que sea mi noche triste,

no echo al fuego ni uno solo

de los besos que me diste.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

coach stores -

Cuando usted puede sentir las cosas que quieren sentirse capaces de decir lo que sientes cuando este es un momento muy feliz.

estrella fugaz -

Alba: yo también creo que todos tenemos a quien escribir, pero hay tanta gente que ha "olvidado" adrede estas cosas, qué pena, ¿no? la vida está ahí para recordarla y hacernos más felices.

Su: ay la nostalgia...

Pikifiore: sí, yo también tengo un montón de cartas que no he mandado, que conservo guardadas y descubro qué cosas tan increíbles sentí alguna vez.

Evita: ¡cuánto tiemposin verte! Muchas gracias, un beso

K010T: qué de historias pasadas, ¿verdad? y que sea la casualidad, o el destino, el que determine qué personas van a pasar más tiempo en tu vida y quienes menos...

K010T -

Preciosa la carta.

Me has hecho pensar. Me has hecho pensar en lo dificil que resulta que esto llegue a saceder, siendo algo tan bonito. Quiero decir, que en cualquiera de nuestras vidas ha habido personas, que por una u otra razón han sido realmente importantes. Que han protagonizado capítulos preciosos. Pero terminado el capítulo, en el mejor de los casos, terminamos abandonandolos en un frio rincón de nuestra selectiva memoria. Eso, cuando el capítulo no termina con odios y rencores absurdos, en muchos casos.

Me gustaría escribir una carta como esta, y aún mas, me gustaría recibirla.

Un beso

evita duncan -

preciosa carta Estrella! mua

Pikifiore -

Puro sentimiento la carta.Me ha gustado un montón,y m ha recordado a mí,a la cantidad de veces que empecé a escribir una carta que aún está guardada en el primer cajón de mi escritorio,sin tiempo,si saber lo que es un sello.
Al leer esto,contigo me he remontado al pasado.No le des importancia al llorar cuando escribes algo así,a mí tb me pasa.
Un beso

Su -

"Espero que mis palabras, desordenen tu conciencia..."

Me encanta esa canción, de hecho creo que es una de mis favoritas. Me hace sonreír de nostalgia y me hace llorar.

Igual que tu carta. Es muy bonita.

Un beso

Alba -

Que bonita!

Yo he sonreido (de pura nostalgia) porque supongo que todos tenemos a quien escribir...

Un beso

estrella fugaz -

somiatruites: supongo que es porque a mí se me puso escribiéndolo, tengo que confesar que se me escapaban las lágrimas, estoy preocupada, porque cada vez que escribo sobre algo triste acabo llorando, es como si no encontrase las palabras adecuadas si no, y cuando las encuentro me hacen sentir tantas cosas que lloro.
Sara: es que me parece tan injusto y egoísta mandársela. La posibilidad de que de verdad él viviese esto como yo es pequeña, sé que puede ser, por lo menos sé que sabe quien soy, sé que le gusté bastante, pero de ahí a que la lea y piense lo mismo... Y aún siendo así, ¿serviría de algo que se lo dijese aparte de para ponerle más nervioso y hacer su vida peor?
Cora: pues estamos iguales, te propongo un trato, si la manda una que la mande la otra ;)
Los versos no son míos, son de Serrat, te dejo la letra y la canción, pero a mí no me gusta mucho la música. Eso sí, los versos son preciosos, me los puso él al final de una carta, me escribía poesías... :')
http://www.musikeiro.com.ar/lyrics/letras.php?id=37455
http://youtube.com/watch?v=8YvRs-1D-60
rutty: ya, hay tantas cosas de las que acordarse, ¿no? aún así supongo que es bueno, peor sería no tener nada.

rutty -

Ains ese pasado q nos hace vibrar el corazón ainsss

precioso

besitos

Cora -

A mí también se me han puesto los pelos de pollo... yo una vez escribí una carta larguísima a D que jamás llegé a mandar, pero quién sabe lo que haré en un futuro...Ah, y me encantan los versos que cierran el post!

Sara -

Bueno, me parece genial que la cuelgues aquí. Es otra opción. Yo por una parte pienso que estas cosas hay que mandarlas, que no puedes quedarte nunca con la duda, que hay que tirarse a la piscina.
Pero no sé si será porque estoy más mayor o qué, pero ahora también pienso en que igual, remover el pasado es innecesario. Que igual el tiene su vida y realmente esto no conlleva a nada, solo a desestabilizar a alguien durante unos días... No sé, creo que haces bien poniendola aqui, aunque... por otro lado...

somiatruites -

...me has puesto la piel de gallina...(pelos de pollo):P

estrella fugaz -

La verdad es que no he pedido la dirección a nadie, pero la podría conseguir igual que el teléfono, de hecho la he leído alguna vez, aunque ésta no la recuerde (las anteriores sí)
Pero no quiero enviarle esto, ni llamarle, ni nada, aunque, realmente, me está quemando en los dedos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres