Blogia
pide un deseo

El guetto

Fast car, Tracy Chapman (no la pude colgar antes,  perdón a las que ya se pasaron por aquí)

Llevo mucho tiempo queriendo escribir este post, pero al final, por unas cosas u otras lo voy dejando aparcado, y el tema principal es que estoy harta de Chueca, antes me encantaba, y era porque me parecía el barrio más liberal de Madrid, aparte del ambiente era (es, creo) el barrio donde más gente hay extranjera, y eso me gustaba. Siempre me ha encantado Malasaña, pero allí no hay, por ejemplo, ni negros ni sudamericanos, y eso, en una ciudad con tanta inmigración como Madrid, es raro.

Ahora que salgo por allí casi cada semana estoy harta del barrio, estoy dándome cuenta de que es como la ciudad de mis padres, y de ella  me quejo mucho, mucho. Y es que es no me gusta mucho salir por la ciudad de mis padres, la zona de bares es relativamente pequeña, ponen en todos los sitios la misma música, y la gente es la misma, incluso lleva la misma ropa, vayas donde vayas. 

Poco después de llegar a Madrid, cuando volvía a la ciudad de mis padres mi plan para salir por allí era salir hasta que había escuchado 3 veces la canción del verano y en ese momento me iba a dormir a falta de un revólver cerca. Hay unos pocos baretos heavys, o de rock, que están mucho mejor, pero me costó mucho llevar allí a mis amigas, era como si esos bares no existiesen, no era una posibilidad a contemplar. E íbamos a los bares de siempre, con la gente de siempre a la que ya conocíamos, aunque ahora ya cambiamos un poco más.

Pero ahora me pasa eso en Chueca, hay que ir siempre a los mismos sitios donde ponen exactamente la misma música día tras día. Siempre acabamos en el mismo bar, bar que está lleno, y en el que encima hay que pagar por entrar, y pagamos. Todo el mundo se conoce, hay una endogamia que da miedo y la gente va casi toda vestida igual, creo que sabría decir quién es gay o no sólo por las zapatillas que lleve, y eso lo odio. Bueno, sé que no todo el mundo viste así, sé que esto es una exageración, igual que cuando me refiero a la ciudad de mis padres, pero la realidad se aproxima bastante.

Y me da rabia, porque tenía ganas de salir por Chueca más, no tenía amigos que fuesen gays y que quisiesen salir por ahí hasta hace poco, pero ahora no me hace tanta gracia. Yo antes no iba a Chueca y me he liado con chicas en otros sitios, en otros barrios, en otros bares, y nunca nadie me ha mirado mal ni me ha dicho nada, bueno, sí, recuerdo dos frases buenas:

- Hace mil años en un garito de Malasaña, hoy ya inexistente: vaya, acabas de levantarle a  mi amigo la tía a la que se quería ligar. Tiempo más tarde se lió una amiga con el que me dijo esto, se acordaba de nosotras, y era supermajo.

- Hace dos años la noche de la cabalgata del orgullo, en un bar de Bilbao: oye, quería deciros que me dais envidia, y que enhorabuena, que tenéis que estar contentísimas por lo del matrimonio, que me alegro un montón, que soy del PSOE y que ahora al veros me siento orgullosísimo y supercontento. Me contagió su alegría, aunque quitándole a él la noche no fue muy buena…

Y es que a mí me gusta Madrid porque creo que a la mayoría de la gente le da igual lo que hagas, no se mete en tu vida, probablemente no te va a volver a ver. Pero nos seguimos empeñando en excluirnos a nosotros mismos, no sé si por miedo de que a alguien le siga pareciendo mal la homosexualidad o porque tenemos miedo de acercarnos a una chica que no sea lesbiana y le parezca mal, y si eso nos pasa en Chueca allá ella, que ya sabía donde se metía. Da igual que por ley seamos iguales, para nosotros mismos no lo somos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

estrella fugaz -

Hada Gris: y yo creo que esa es la peor exclusión.

Pikifiore: a mí es que la rutina no me gusta nada, necesito cambiar de aires cada poco, me encanta cambiar de ciudad...

Sara: yo creo que sí, que somos nosotros los que nos sabemos o nos creemos diferentes, por ejemplo, a todo el mundo le da miedo contarle a sus amigos que entiende, pero a mí, por ejemplo, a ninguno le ha parecido mal, pero seguimos teniendo miedo. (y me pensaré lo de la apuesta, jejeje)

Cora: es exactamente eso, a la gente le gusta mucho la rutina, y a mí me cansa. ¿Y que les den miedo los heavies? Que fuerte me parece ;)

Susana: no he dicho nada de lo que piensen los demás, la verdad es que a mí me la trae bastante al fresco, sobre todo la gente que no me conoce, pero sí es cierto que no apetece, te importe que o no lo que piense la gente, que si estás tranquilamente con tu pareja alguien venga a meterse contigo sólo porque es del mismo sexo que tú. Aunque precisamente lo que digo es que nunca me ha pasado eso.

Vanadis: a mí me gusta variar, y también me gusta Chueca, pero me cansa...

Xirgu: me encantó tu comentario :)

Melómana: yo creo que hoy en día no se ve mal la homosexualidad, a los padres les cuesta un poco asumirlo, pero, en general, por lo demás...

Alba: es verdad, ¿lo genial que es conocer gente nueva? lo que pasa es que yo sí la estoy conociendo en Chueca, hay mucha endogamia, pero no he salido todavía tantísimo por allí...

Petite Spirou: eso, eso, un día a la Latina

Petite Spirou -

En la variedad está el gusto... y la riqueza. A ver cuando se tercia una salida por la latina :o)
Besillos.

Alba -

Como no soy de Madrid y obviamente no salgo por allí, pues mal lo tengo,y por este semipueblo en el que vivo hay poco donde escoger,aunque supongo que el fondo sigue siendo el mismo no? Yo estoy hartita de ir al mismo sitio de siempre, donde ves a la misma gente de siempre y no tienes ni una minima oportunidad de conocer gente distinta...

Un besote

Melómana -

Es cierto que es un poco guetto. A mí me gusta el barrio en sí, por la gente, el ambiente que hay siempre, las calles pequeñitas. Lo que no me gusta es que parezca que tenemos que ir a Chueca por norma y que nos discriminemos y nos apartemos nosotros mismos del resto de la sociedad, ser homosexual no es razón para estar apartado del resto del mundo.
Creo que la gente va cada vez siendo más abierta de mente y cada vez se ve la homosexualidad con más naturalidad. Supongo que la sociedad va evolucionando poco a poco.

Xirgu -

A veces hay que seguir el rastro de las estrellas... Un beso

vanadis -

A mí el barrio de chueca me gusta, me gusta su plaza en verano, su movimiento, pasear por la zona, sus restaurantes, su variedad... es por eso precisamente por lo que sin embargo nunca he salido por chueca de bares o discotecas, porque la variedad que se ve en sus calles se reduce drásticamente dentro de sus locales. ¿Autoexclusión? sí, podría serlo. Supongo que es la novedad para los que asumen la sexualidad, lo fácil para los que buscan lío de una noche, lo sencillo para conocer gente..
A quien le guste pues esa posibilidad que tiene. Yo prefiero variar.

susana -

Prueba otra zona. No sé decirte, Madrid es grande, pero yo no salgo hace tiempo. De todas maneras, no debería importarte lo que piensen los demás, no puedes gustarle a todo el mundo.

Sara -

Premio!!!
Sí, desde el city hall ;)
Pero no nos habiamos apostado nada así que, no sé qué puedes ganar por haberlo acertado...
Alguna sugerencia?

Cora -

Nunca he estado en Chueca, porque yo apenas he salido un par de veces por Madrid y me tocó ir a un pijerío de la leche, pero por lo que me cuentan mis amigos que salen por allá, creo que tiene un lado bueno y otro malo. El bueno es que en un primer momento, cuando estás empezando a asumir tu sexualidad, te puede ayudar a soltarte, a sentirte a gusto. Y si vives en un pueblo pequeño, por ejemplo, aun en caso de que todos tus vecinos y amigos sean un modelo de tolerancia y falta de prejuicios (cosa más bien infrecuente), tiene que ser un soplo de aire fresco cambiar un poco de aires y salir por un sitio por donde puedas liarte con quien te apetezca y pasar totalmente desapercibido.

Y el lado malo... pues lo que has contado. Que salir por una ruta tan limitada acaba saturando; que no tiene por qué gustarte la música o el estilo de bar; que el rollito endogámico de la misma gente en los mismos bares implica que te cueste mucho perder de vista a la gente de la que te quieras distanciar; y como tú has dicho, que si uno se acomoda en su rinconcito donde está tranquilo y protegido, cada vez le cuesta más salir al mundo, y un barrio o una zona de bares puede estar bien como parada intermedia o como oasis para momentos puntuales, pero no se puede convertir en todo tu mundo...

Por cierto, a mí también me cuesta horrores llevar a mis amigas a bares heavy...bueno, si no es verano ya cuesta sacarlas de casa, así que no digamos para ir a según qué sitios. Y voy mejorando, que antes decían que es que les daba miedo la gente que había, me parto...

Sara -

Buff... No quiero comentar demasiado porque me metería en lo más profundo... Yo pienso igual que tú, exactamente igual, la mayoría de las veces somos nosotros los que nos hacemos diferentes. Pero vamos, lo de salir siempre al mismo sitio creo que nos ha pasado a todos. Al final lo mejor es tener varios grupos con los que salir y variar.

Güeno, que no me quiero enrollar, un besazo

Pikifiore -

De todos modos,cada vez es mas habitual ver a parejas homosexuales en bares alejados de Chueca.Ya he visto a varias en la zona de Castellana,y eso antes era raro.Sin embargo entiendo lo que dices respecto al hastío que te produce salir por los mismos sitios.De vez en cuando sí he acabado en Chueca,pero lo habitual es que vaya a Huertas,donde como dices,existe tal rutina,que a veces me planteo no salir.Creo que llevo demasiado tiempo en la misma ciudad.
Besotes

Hada Gris -

Cierto. La mayoría de las veces nos excluimos nosotros mismos.
El guetto es eso, un guetto, una pequeña ciudad en la que casi todos nos conocemos...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres