Blogia
pide un deseo

la vida es una caja de sorpresas III

 

Clavado en un bar, Maná 

Pues sí, hay tercera parte, y de milagro. Tuve ocasión de volver a quedar con Fuck, y aunque cuando me comentaron la cita dije que iba a ir, en el mismo día no tenía tantas ganas, pero ya había quedado con más gente, así que al final aparecí por allí, nada destacable al principio, excepto que él me oyó hablar y debió de reconocerme por la voz porque se dio la vuelta para saludarme.

Yo sólo quería ir para ver si me seguía gustando, para ver si ahora, que ya había conseguido desterrarle casi por completo de mi memoria, ahora que sólo me acordaba de él cuando le veía en el messenger, y aún así me costaba identificarle con la noche maravillosa de hace un año, ahora me iba a seguir gustando. Y cuando le vi no lo pensé, no sentí que me gustase, pero sí que tenía su morbo, el de siempre, ese que, sin ser yo consciente de él, creció un poquito a lo largo de toda la noche.

Y sin embargo la noche fue una noche normal, divertida pero normal en todos los sentidos. De hecho viéndolo ahora diría que fue hasta previsible, que nos liamos como si llevásemos toda la vida haciéndolo, nada más lejos de la realidad. Pero pasó lo que yo siempre temí desde el principio, que si repetíamos se perdería la magia, que se volvería vulgar, una noche como otra cualquiera.

Ahora me da la sensación de ser injusta al escribirlo así, no estuvo tan mal, seguimos siendo los mismos, seguimos pasándonoslo bien, pero algo falló, no me quedé con una sensación ni parecida a la de la otra vez. No sé si fue que faltó la sorpresa inicial, si el fantasma de la novia, con la que creo que sigue ahora, amenaza cuando antes no importaba, si simplemente se perdió la gracia, si lo de la otra noche había sido una excepción, si es que me gusta más Manuel de lo que pensaba, si empiezo a hartarme de sexo y quiero algo más tranquilo…

Supongo que fue un poco de cada y un comentario, de broma, que me pareció desafortunado, porque yo no quiero nada serio con él, y no sólo eso, sino que suelo ser algo despegada con todo el mundo en ese sentido, pero además presumo de no ser la típica tía agobiante, y dijo algo, ciertamente en el tono de broma que habíamos tenido toda la noche, dando a entender que le estaba agobiando, que me sentó fatal.

A lo fue sólo eso, frente a las expectativas creadas, todas las cosas tuvieron unos pequeños fallos, y el que la otra vez todo fuese inesperado hizo que todo fuese distinto.

La verdad es que no lo sé, y lo peor no es eso, lo peor es que después de la primera vez que fue genial no tenía ganas de repetirlo por si no estaba igual de bien, y ahora tengo ganas de repetirlo para ver que sí, que puede volver a ser igual de genial.

Y es extraño sobre todo porque esa noche me gustó, me lo pasé muy bien, fue divertido, erótico, sensual, cariñoso, interesante... es ahora cuando me siento a escribirlo que no puedo contar que fue una noche maravillosa, me ha quedado un regusto raro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

estrella fugaz -

Alba: supongo que fue la idealización, pero qué pena, ¿no? que como algo salga bien no hay que repetir porque se estropea, las cosas no son mejores por ser breves, o no deberían serlo.

Cora: Ya lo contaré cuando lo vuelva a ver, pero puede que pase medio año, aproximadamente, pero lo contaré.

Cora -

Yo también creo que la idealización puede tener que ver, aunque también puede ser que hoy por hoy te tire más lo que tienes con Manuel... Yo hace una eternidad que no me acuesto con nadie más que con A, aunque también tenemos claro que los dos podemos hacerlo, porque las últimas veces que lo hice fue bastante insulso, y con él suele ser siempre genial.De todas formas, supongo que cuando vuelvas a verlo sabrás si te apetece repetir o no, que eso normalmente se sabe enseguida...

Alba -

No puedo añadir más porque basicamente estoy de acuerdo con lo que se ha dicho sobre lo de idealizar la noche en cuestión pero igual te dejo un beso.

estrella fugaz -

Sara: no sale siempre que quiero, por eso ha pasado un año. Y no esperaba nada especial, simplemente sabía que la otra vez había sido genial.

Pikifiore: supongo que tienes razón, a ver qué pasa...

Susana; a mí follar me parece algo muy importante, y además, que no creo que las oportunidades las desaproveche por él ni por nadie más que por mí, que de momento no quiero nada serio con nadie (aunque reconozco que con Manuel me lo estoy empezando a pensar, pero que no me importaría si no pasase) y además se lo he advertido a Manuel y le parece bien, así que al fin y al cabo supongo que estamos juntos por el sexo, porque la amistad ya la teníamos... y estamos muy bien.

Sunshine: ya, no hay que darle vueltas, pero se le dan sin querer.

sunshine -

yo también creo que quizá idealizaste la noche y acabó decepcionándote por ello... de todas formas estas cosas son más difíciles de lo que parecen y jamás responden a lógica alguna...

un saludo!

susana -

Perdona, pero me parece que no tienes porqué comer de todos los platos. Entre Manuel, Raquel, y ahora este Fuck, que, como su nombre indica no significa nada importante, a ver si al final vas a estropear las oportunidades de llegar a algo con cualquiera de ellos. Un beso

Pikifiore -

Lo que ocurre es que tenías aquella noche idealizada porque fue perfecta,y se ha roto esa idealización,porque las circunstancias han cambiado.Deja que las cosas fluyan,si surge otra ocasión sacate la espinita de ese regustillo raro, pero si no surge, quedate con la experiencia y disfruta de otros momentos especiales que puedan llegar, quizá con Manuel.Todo influye.
Un beso

Sara -

Pues... _Ya sabes, queda otra vez. Si realmente te has quedado con las ganas y parece que cuando quieres siempre sale, pues... No tienes que darle más vueltas, no?
Aunque de todas maneras, no creo que te esten pasando todas esas preguntas que escribes en el cuarto párrafo, creo que simplemente salió mal lo que esperabas, eso es todo.

Un besazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres