Blogia
pide un deseo

las madres

Every breath you take, The Police

Hoy venía dispuesta a escribir sobre mi madre, y me he encontrado un post de Lucía Etxebarria en el que plantea el problema que a mí me preocupa, cómo queremos a las madres pero a pesar de eso no somos capaces de entablar una buena relación con ellas. Yo no puedo decir que con mi madre me lleve mal, porque no es del todo verdad, podemos hablar de bastantes cosas y muchas veces al hacer cosas juntas estamos a gusto, pero muchas otras no, me siento juzgada constantemente, y el fallo suele ser en mi contra, no tengo demasiado apoyo de su parte, no tenemos las mismas ideas en muchas cosas y ella sigue insistiendo en que haga las cosas a su manera, como si yo no fuese una persona adulta desde hace unos cuantos años ya, que tiene que tomar sus propias decisiones. Nunca está de acuerdo con lo que hago con mi vida, y si lo está no hace nada por demostrarlo, sino todo lo contrario, cuestionando siempre lo que decido, y dándome opiniones contradictorias, con lo que yo me siento poco apoyada e inútil, y dudo constantemente de mis decisiones, lo que me causa bastante inestabilidad.

Lo que me preocupa hoy es que me he dado cuenta de que cuando tengo opiniones contrarias a las suyas nunca estoy segura de tener razón, y no sólo eso, que en cosas ideológicas nunca se tiene razón de forma absoluta, sino que me siento mal y culpable, porque si ella me ha educado, y me ha dado unas ideas muy válidas respecto a ciertas cosas cómo me voy a atrever a pensar distinto a ella en otras. Ya no estoy hablando de lo que yo hago con mi vida, sino de lo que pienso sobre política, cultura, sociedad, la diferencia entre machismo y feminismo, inmigración...

Sé que tengo que respetar sus ideas y decidir las mías, y algunas las tengo decididas, incluso las que son contrarias a las suyas, pero me siento mal teniéndolas. Sé que ella no tiene razón siempre, de hecho en muchas cosas se ha quedado anclada en tiempos pasados y en unas contradicciones de lo que había que hacer en su época y en lo que la educaron y lo que ella pensaba, y no me quiero quedar anclada yo ahí, quiero tener mi vida, mi independencia, mis ideas, que acepto porque las he pensado, razonado y decidido, no porque me digan que tengo que pensar esto o lo otro, pero a veces me cuesta mucho esfuerzo mental no ponerme a pensar que todo lo hago mal y que en todo me equivoco, como a veces me hace sentir ella.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

arianna -

Cuando uno está con sus padres, y sobre todo en la juventud, se siente en cierto modo inmaduro, infantil. De ahí esa sensación de sentirse juzgado, y es que en el fondo desde niños lo que buscamos es la aprobación de nuestros padres (bueno, y en general, de los demás, pero sobre todo de ellos). El haber pasado toda la infancia con ellos deja huella, y su actitud de protección, y la nuestra de "admiración", por llamarlo de alguna manera, no se borran nunca. Aunque nos parezca que están equivocados, en el fondo valoramos su opinión y consejos

susana -

Te agradezco tu consejo de volver a ser amiga de Mar, pero es que es ella la que no quiere. Mi post estaba en mayo 2007, "apoyar a uns amiga". La cuestión es que su marido también era mi amigo.

susana -

Creo que ya te lo dije otra vez. Cuando los hijos se hacen mayores, la convivencia entre adultos es mucho más complicada. Es normal que te sientas culpable, pero no le des demasiada importancia.

Cora -

Yo con mi madre hace tiempo que renuncié a discutir de política, religión, sexo... no hay manera, estamos en puntos opuestos. Aunque ahora que sólo nos vemos el fin de semana chocamos mucho menos...

Eso sí, hay algo con lo que me siento obligada a dar explicaciones constantemente: con el dinero. No es que rinda cuentas de mis gastos, pero si me planteo hacer un gasto grande que implique pagos a plazos o préstamos, o abrir una nueva cuenta bancaria, o pedir una tarjeta de crédito, aunque esté independizada y ya no dependa económicamente de ellos no me quedo a gusto si no se lo comento.Igual es porque soy un desastre para las finanzas,y si un día me arruino o me timan y tengo que volver a casa con mis escasas pertenencias en una bolsa del Día no quiero que les pille por sorpresa...aunque tome yo las decisiones, si no las comento no me quedo a gusto.

Pikifiore -

Ufff,yo con mi madre dejo por imposible lo de estar de acuerdo.La quiero mucho peeero pertenecemos a dos mundos totalmente distintos,no podemos pensar más diferente y chocamos dia sí y dia también,hasta por la cosa mas absurda como puede ser un salero, una maceta o un vestido.Un espanto.Besotes

Sara -

Pues cuando estés totalemnte independizada no tendrás que dar tantísimas explicaciones.
Yo lo que creo es que ellos buscan "su" bien para nosotros, y eso no deja de ser un buen trabajo y una vida ordenada. En cuanto se tiene el trabajao y uno se puede ir de casa el orden pasa a estar en manos de uno mismo, así que no te comas la cabeza.

Lo de las cervezas cuando quieras, siempre que no sea martes o jueves, que entreno.

Y lo de Héroes... Para matarte!!! En fin, ya empezaré a verla yo por mi cuenta, que ya tenía la primera temporada ahí esperandome y no quería adelantarme, pero... Voy a empezar a hacerlo!!!

Un besazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres